Preguntas

¿Qué aves alimentaron a Elías?
 

Busqueda

Ultimas noticias



Designed by:

Manifestación del día del Señor PDF Imprimir E-mail

Manifestación  del día del Señor (Lc 12:35-38)

 

Tanto nos hemos preocupados de saber el día (Dn. 12:8-9 )(Hch.1:6-7), habiendo recibido respuesta clara de parte del Señor (Mt 24:36).

 

Es necesario que analicemos algunos ejemplos, (Mt 16:1-3) nos muestra un pueblo lleno de conocimiento, representado a través de los fariseos y saduceos, que se habían envanecido en su sabiduría, pretendiendo ser maestros de la ley (aun cuando lo eran) se habían apartados del propósito real, que era, mas que saber el día, estar preparados siempre, por esto dijo Dios (1Co 1:19).

 

El pueblo de Israel fue prevenido en reiteradas ocasiones, a través de las escrituras de la aparición del Mesías, pero no lo comprendieron (Jn. 1:11), y las consecuencias fueron catastróficas para ellos.

 

¡Que contraste mas grande!

            

Hubo un pueblo sin tanto conocimiento, que tuvo la bienaventuranza de conocer el día de su visitación (Lc. 1:26-27; 41-43) (Lc. 2:8-11; 25-26),  las características de Simeón no era ser fariseo o saduceo sino justo y piadoso. El  verdadero conocimiento se demostrara primeramente por los frutos, porque sin ellos se convertirá en vanidad (1Co 8:1).

 

 ¿Rapto? ¿Arrebatamiento? ¿Segunda venida? ¿Día de Jehová?

 

No utilizaremos la palabra rapto, por no aparecer en los textos originales, aun cuando en cierto sentido seremos sacados de este mundo a uno nuevo.                   

Lo cierto es que muchos cristianos duermen (muertos), sin haber llegado a recibir hasta el día hoy la recompensa que Dios ofrece a todos aquellos que se abstengan de obrar el mal (Ro 2:6-7). Existe un día en el cual Dios ha prometido recompensar a los que han creído en Jesucristo, que han nacido de nuevo espiritualmente  y esperan el día de su visitación, habiendo creído en la esperanza de una resurrección en un nuevo cuerpo (Jn 14:1-2) (1Co 15:48), pues con el antiguo cuerpo no podríamos entrar (1Co 15:50). El apóstol San Pablo en su carta a los tesalonicense nos enseña que en ese día, los que estén muertos serán resucitados y seguidamente los vivos en cristo serán  transformados y así todos juntos serán arrebatados en las nubes a recibir al Señor en el aire (1 Tes 4:15-17).Una de las señales que nos da, es el toque de una trompeta, que (1Co 15:52), nos dice que será la final trompeta.

 

El son de la trompeta se ha utilizado en el pueblo de Israel desde los comienzos de su organización, siendo un medio de anunciar al pueblo distintos acontecimientos, como el nombramiento de un rey (1Re 1:34), juntar al pueblo (Nm10:7), prevenir a la gente de alguna calamidad o tragedia (Nm10:9). Así el sonido de las trompetas reveladas en el libro de Apocalipsis (Ap8:2) nos advierten de castigos y destrucción, haciendo un llamado a la iglesia a unirse contra las hipocresías y falsos cristianos, que como los israelitas de tiempo de Jeremías, no oían las advertencias ni tenían temor de los castigos (Jer. 42 :13-14 y 43:2) siendo tropiezo a los que verdaderamente quieren servir a Dios y prepararse para el sonido de la séptima y última trompeta que anuncia el fin de la gracia y el comienzo del reinado de Cristo con sus Santos (Ap. 11:15-17).

 

Podemos tomar como ejemplo de arrebatamiento lo sucedido con el profeta Elías cuando se encontraba con Eliseo (2Re 2:11), fue llevado al cielo y desaparece, luego después de mas de ochocientos cincuenta años, aparece junto a Jesús en el monte de la transfiguración.

¿Será tan difícil para Dios separar un pueblo escogido para sí y llevarlo a su presencia antes del castigo de las naciones?.

                  

Las tribulaciones que se anuncian irán cada día en aumento, sin embargo el creyente debe estar confiado siempre aún cuando pasare por gran tribulación, con esta confianza (Is. 43:2) (Ez.14:12-16). El pasar la tribulación no significa necesariamente que se tenga que sufrir las consecuencias de ella.

 

Debemos necesariamente aclarar que no habrá peor tribulación que el periodo de las siete copas de la ira de Dios (Ap.16:1),periodo en el cual Dios mismo se aísla, no permitiendo que nadie entre en el templo hasta que sean cumplidas las plagas enviadas por él (Ap.15:8). El cubrirse de humo, simboliza lo grande de su castigo , ya que el profeta Jeremías nos dice que el cubrirse de nube es para impedir que lleguen las oraciones a su presencia (Lm.3:44).

 

Grande será el castigo para aquellos que no sirven a Dios y que se han burlado de él.(2Te.1:6-7)

¿Habrá algún periodo de mayor angustia en la tierra que este?. 

Solamente podríamos citar uno, que es el día de la purificación de la tierra(2Pe.3:10-13).

 

El verdadero motivo por el cual Cristo nos enseña sobre los tiempos, no es para contender cual sea su fecha o su hora sino de estar apercibidos siempre, pues, aunque no se efectué el arrebatamiento ni se destruya el mundo podríamos morir cualquier día. ¡Ay de nosotros si el Señor viniere y nos sorprendiere distraídos en los muchos afanes de este siglo y no preparados espiritualmente! (He.12:14).

 

La iglesia y todo creyente tiene la sagrada misión de anunciar el evangelio a todos aquellos que no han conocido al Señor(Ap.22:17) y de despertar a los dormidos y confiados, que pensando  que faltan siete años o mil años se encuentran con sus lámparas vacías de aceite (He.12:12),todos los que han sido llamados , tienen el deber de anunciar al mundo la salvación de parte de Dios (Ez.33:7-9)