Preguntas

¿Qué aves alimentaron a Elías?
 

Busqueda

Ultimas noticias



Designed by:

La Oración PDF Imprimir E-mail

LA ORACIÓN

 

Cierto día que viajaba en autobús, recibía de manos de un sordomudo un folleto que mostraba como se podía comunicar uno con ellos, a través de señales con las manos, y pensaba cuan necesario era tener un medio de comunicación para poder entendernos.

 

Dios ha tenido cuidado de esto desde el principio, estableciendo métodos tan sencillos como la conversación (Ge 3-8,10), hablaba con el hombre cara a cara, rompiendo el hombre esta comunicación al pecar contra Dios y ser echado fuera del

Huerto. Intentando mas adelante hablar con el desde un monte (Ex 19-18,20) prefiriendo el pueblo, que Dios hablara con Moisés y él hablara con ellos, (Ex 20-19).

 

Comunicándose mucho tiempo por medio de profetas con el hombre, proveyendo Dios un mejor medio al levantar a su hijo como único mediador (1Ti 2-5), hablándonos por él (Heb 1-1,2), siendo la palabra inspirada (biblia) la voz de Dios para nosotros (Mr 13-37).

 

Bien, pues también estableció para nosotros una forma de poder hablarle, asegurándonos que él nos oirá, (slm 34-17), la oración ¡ Bendito sea Dios, podemos hablar con él!. Ahora bien existen algunos consejos para guiarnos mejor en este tema, primero separaremos el rezo de la oración, siendo el primero una repetición de palabras que no llegan a expresar nuestros sentimientos, por el contrario la oración es la expresión espontánea, nacida de corazón de  quien entiende lo que dice (Mt 6-7,8), absteniéndose de usarla para hacerse notar, (Mt 6-5), mas bien por el contrario sea lo más intima posible, (Mt 6-6). Siendo tan necesario  perseverar en ella como lo hacemos en la comida; (MT 6-11).

 

Siempre será tiempo de buscar a Dios en oración (Ef 6-8), por toda necesidad propia o ajena y acción de gracias, la que será respondida mejor de lo que esperamos  (Ef 3-20,21).

            Algunos ejemplos de oración:

Por  nuestras amistades (Job 42-10)

            En nuestras aflicciones (Slm 86-1) (Stg 5-13)

            Para ser librados de enemigos (Slm 59-1)

            Para pedir un milagro (1Sam 1-10)

            Para reconocer la grandeza de Dios (Dn 4-34)

            Bendición por la familia (Job 1-5)

            Para estar preparados (Mrc 13-33)

            Para fortaleza en la aflicción (Mat 26-36,42)

            Para sanidad (Stg 5-14)

            Por el Espíritu Santo (Luc 11-13)

            Para no caer en tentación ( Mt 26-41)

 

Debemos recordar que la oración es una forma de adoración, y la adoración que Dios aprueba es la nacida de corazón y verdadera (Jn 4-23,24). Pedro nos encomendó la tarea de mantener una comunicación fluida y permanente con DIOS (1Pe 4-7).

            “Si tú hablas con Dios, las cosas cambiarán, orando. Cualquier necesidad Dios la resolverá orando. Descansar en el Señor las penas mitigas, orando. Bendita oración, yo puedo hablar con Dios, orando.

 

No olvide esta promesa (Is 65-24)