Estudios Jóvenes

El buen Charlie Brown

    Luego de haber fracasado en su intento por impresionar a la niña nueva en el concurso de baile y en el show de talentos …Charlie Brown… por primera vez en su vida se sentía admirado y querido por sus compañeros de escuela, por primera vez era popular entre sus pares.

Había obtenido un 10 en la evaluación y todos lo consideraban un genio, todo era perfecto, la niña nueva pelirroja no lo vería como el perdedor que siempre creyó ser.

Incluso organizaron una premiación, donde estaría toda la escuela, con el fin de honrar al niño prodigio.

 Era el día perfecto, todos en el auditorio coreaban su nombre al unísono, carteles con su nombre se levantaban en todo el salón… y lo mejor, lo mejor de todo, es que la niña pelirroja estaba ahí.

 Luego de recibir su medalla, le entregaron la hoja de la excelente prueba, fue el momento en que se dio cuenta que ese no era su examen, por error había escrito su nombre en la prueba de alguien más.

 

 Se vio en la situación que muchos nos hemos visto, hacer lo correcto, decir la verdad y quedar como el perdedor de siempre, o seguir con una pequeña mentirilla y doblarle la mano al destino.

 

 Uno de los valores más necesarios en la humanidad y que nuestra sociedad pide a gritos es la integridad. Hacer lo correcto en cualquier situación, en cualquier circunstancia y pierda lo que se pierda, ya sea un buen trabajo, la posibilidad de un mejor sueldo tal vez, o simplemente como a Charlie, la posibilidad de impresionar a la niña pelirroja.

 Integridad es la cualidad que retenía el justo Job aun cuando recibió sin causa calamidad tras calamidad:

Job 2:3Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal, y que todavía retiene su integridad, aun cuando tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin causa?

 

  Job a pesar de haber perdido en un solo día todo su ganado, sus criados, sus pastores y sus hijos e hijas, incluso Cuando le vino una sarna terrible, su mujer le reprocha “¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.”

 

Es este hombre de Dios, un ejemplo de integridad:

 

1.- Integridad Financiera:

 

Job 31:19 Si he visto que pereciera alguno sin vestido, Y al menesteroso sin abrigo;

20 Si no me bendijeron sus lomos, Y del vellón de mis ovejas se calentaron;

 21 Si alcé contra el huérfano mi mano, Aunque viese que me ayudaran en la puerta;

 22 Mi espalda se caiga de mi hombro, Y el hueso de mi brazo sea quebrado.

 23 Porque temí el castigo de Dios, Contra cuya majestad yo no tendría poder.

 24 Si puse en el oro mi esperanza, Y dije al oro: Mi confianza eres tú;

 25 Si me alegré de que mis riquezas se multiplicasen, Y de que mi mano hallase mucho;

 

 

 

  Job No se dejó llevar por la avaricia, ni el amor al dinero, varón que no dejaba pasar la oportunidad de ayudar al necesitado ni abusaba de sus criados.

Proverbios 28:6Mejor es el pobre que camina en su integridad, Que el de perversos caminos y rico.

 

2.-Integridad Sexual:

Job 31:1Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?

 2 Porque ¿qué galardón me daría de arriba Dios, Y qué heredad el Omnipotente desde las alturas?

 

Job 31:9Si fue mi corazón engañado acerca de mujer, Y si estuve acechando a la puerta de mi prójimo,

 10 Muela para otro mi mujer, Y sobre ella otros se encorven.

 11 Porque es maldad e iniquidad Que han de castigar los jueces.

 

 A pesar de no tener como compañera una muy buena esposa, le era fiel en todo momento.

Mateo 5:27Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio.

 28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.

 

  La integridad siempre tiene su recompensa, los que se acercan al Señor deben saber que Él premia a los que le buscan, Luego de haber pasado por tanta desdicha, Job recibió el doble del ganado y muchos bienes más, además de hijos e hijas. Nunca debemos pensar que perdemos algo al servir a Cristo, recibiremos mucho más de lo que podemos imaginar en este tiempo y en el siglo venidero la vida eterna.

 

 ¿Y qué pasó con Charlie Brown?... Bueno, Charlie no aceptó aquel premio y confesó en público que esa no era su prueba, que había habido un triste error.

Al final no pudo impresionar a la niña nueva por su manera de bailar, ni su talento como mago, ni por su intelectualidad… sin embargo ella quedó maravillada por algo mucho más valioso, mucho más trascendente, ella quedó fascinada por la integridad del “Buen Charlie Brown”.