¿Es la Navidad una Fiesta con Raíces Cristianas?

Comenzaremos recordando que el ejemplo que debiéramos tomar nosotros los cristianos, para saber que es bueno y que es malo, lo encontraremos en el ejemplo que tenemos del pueblo de Israel. (1Co 10, 5-11).

 

Difícil fue para ellos hacer la voluntad de Dios por el desconocimiento que ellos tenían de las leyes que se le habían entregado. (Oseas 4, 6). Así de la misma manera en que hoy los cristianos desconocen la palabra de Dios y se conforman muchas veces con las malas enseñanzas que reciben de aquellos que, se supone que “deben enseñar la palabra de Dios” y no lo hacen, cumpliéndose nuevamente la palabra del profeta Isaías (Isaías 3-12).

 

No olvidemos que no es primera vez que pasa, que se nos toma por ignorantes al enseñarnos a guardar cosas que Dios no ha mandado (Mateo 15-3), en este versículo el Señor reprende a los enseñadores por cambiar los mandamientos por la tradición.

 

La fiesta de la navidad, natividad del Señor o pascua como se le quiera llamar tiene sus raíces en tradiciones y religiones paganas del antiguo tiempo, no existe una versión clara sobre el asunto, siendo algunas de ellas;

 

a) Las Saturnalias o saturnales que se celebraban entre los romanos dirigido al dios sol, donde se entregaban al libertinaje y realizaban sacrificio aun de personas.

 

b) celebración al dios mitras romano derivado del dios persa llamado mitra, religión pagana que se asemejaba en algunas cosas a la cristiana de la cual se tiene muy poca información.

 

Lo cierto es que sea cual fuere claramente no tiene raíces cristianas, es también sabido que el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo se efectuó en un tiempo calido en Israel, distinto al que nos ofrece el mes de diciembre, el relato bíblico nos dice que los pastores guardaban las ovejas en el campo y esta labor solo se realiza en tiempo bueno,  la fecha que hoy conocemos fue impuesta por la iglesia católica en el siglo IV sin ningún fundamento bíblico.

       

Los Reyes magos

El libro de Mateo en el capitulo 2 verso 1-7-16 son los únicos indicios de los reyes magos, no mencionando cuantos eran, según la tradición son tres, cuatro y hasta doce y hay algunos que se atreven hasta decir que tienen nombre. La verdad es que la Biblia no hace mención de otra osa sino que eran magos del oriente.

 

Arbol de pascua

Entre el segundo y tercer milenio a.c., una gran variedad de pueblos que se estaban expandiendo por Europa y Asia le rendían culto a los árboles como expresión de las fuerzas fecundantes de la Madre Naturaleza. El fuerte roble fue en muchos casos el árbol rey. Al llegar la caducidad de sus hojas, su aspecto desolado era compensado con diferentes adornos tratando de atraer el espíritu de la Naturaleza que se creía huido. La leyenda cuenta que en la primera mitad del siglo VIII un roble que los paganos creían sagrado cayó sobre un abeto, pero éste quedó milagrosamente intacto, por lo que fue proclamado el árbol del Niño Jesús.

 

Viejito pascuero:

La tradición de San Nicolás arraigó especialmente entre los holandeses, quienes lo representaban con barba blanca y adornos eclesiásticos, montado en un burro y cargando un saco de regalos para los niños. Lo denominaban Sinter Klaas y la tradición de obsequiar con presentes a los pequeños traspasó con ellos el Atlántico . Desde la Nueva York, San Nicolás se extendió por EEUU, adquiriendo una enorme popularidad. Sin embargo, los verdaderos impulsores del mito de Santa Claus fueron dos escritores que le quitaban a San Nicolás su vestimenta clerical transformándolo en un personaje bondadoso que montaba un caballo volador y arrojaba los regalos por las chimeneas. La figura cambió de nombre cuando los norteamericanos adaptaron al inglés (Santa Claus) el nombre Sinter Klaas. En 1823, un poema de destacó el aura mágica del personaje y le cambió el caballo blanco por renos que tiraban de un trineo, los zuecos que dejaban los niños holandeses por calcetines, le convirtió en un personaje alegre, gordo y de pequeña estatura y ubicó su visita durante la vigilia de Navidad, en lugar de la víspera del 6 de diciembre.

Durante el siglo XIX, Santa Claus fue representado de muy distintas formas, desde un gnomo jovial a un hombre de aspecto severo. En 1862 se realizó la primera ilustración de Santa Claus en pleno descenso por una chimenea. Poco a poco fue adquiriendo la forma que conocemos hoy, en el Polo Norte. Luego, sus ropas se colorean de un rojo brillante. En 1931, Coca-Cola encarga la remodelación de Santa Claus para hacerlo aún más cercano y creíble. Había nacido el actual Viejito Pascuero.

                       

 

La navidad es una celebración jamás enseñada ni mandada por Dios, su fecha no coincide con la del nacimiento de Jesús, y no nos corresponde a nosotros establecer una festividad en nombre de Dios que él no haya mandado ya que sabemos que no se le debe añadir ni quitar a los mandamientos de Dios. Nuestra pascua es Cristo en la Santa Cena  (1Co 5, 6-7).